Foto

Sobre la Radiocirugía.

La radiocirugía, un tratamiento no invasor y basado en la radiación, representa una opción importante para los pacientes que padecen de enfermedades cerebrales y corporales para las cuales la cirugía convencional es peligrosa o imposible. La radiocirugía no es ninguna panacea, pero sí ofrece aplicaciones prácticas en circunstancias específicas.

¿Qué es la Radiocirugía?

La radiocirugía es la aplicación de una dosis alta de radiación a una parte específica del cuerpo. La radiocirugía “estereotáctica” es el uso de un mapa tridimensional (un sistema de coordenadas) para entregar una cantidad de radiación predeterminada a una área exacta del cerebro. Normalmente, se entrega la radiación en sesiones de una sola dosis, sin requerir que el paciente sea hospitalizado.

Según la IRSA (http://www.irsa.org/radiosurgery.html), hay tres tipos básicos de radiocirugía:

- Haz de partículas (protón)

- Cobalto 60 (fotón)

- Acelerador lineal

La radiocirugía basada en fotones es comúnmente conocida como la radiocirugía de “Bisturí Gamma”, ya que el Bisturí Gamma es el aparato más conocido en este tipo de radiocirugía. Se ha usado el aparato de Bisturí Gamma por más de 30 años para tratar a casi 100.000 personas.

Ventajas

Cada caso individual requiere atención especial. Sin embargo, en líneas generales, las ventajas y desventajas principales de la radiocirugía son:

Ventajas:

- Se entrega la radiación en una sesión de una sola dosis

- Es para pacientes externos; se evita una hospitalización prolongada y costosa

- En comparación con la cirugía convencional, el período de recuperación es muy corto

- Éxito documentado para aplicaciones específicas

- Cirugía no invasora; elimina casi completamente la posibilidad de una infección grave

- Cualesquier reacciones adversas agudas normalmente son transitorias